EL LARGO VASKA

    El día después del intento de asesinato de Zanuki, varios importantes funcionarios presentan sus excusas a Anawa Kanshei por el fallo de seguridad y este es recibido por el emperador en persona. Al volver de esta entrevista el exarca convoca a los aventureros.

    Lo que les comunica los deja estupefactos: su competencia a llamado la atención del mismísimo emperador y este ha solicitado que los aventureros cumplan una misión para el. Se trata de escoltar a una de sus hijas (debe tener miles), la princesa Shu-am-Di hasta la tierra de su madre, las colinas de los damali, el pueblo de los ciervos, al pie del Shan-Shan.

    Así que de inmediato nuestros amigos son recibidos en audiencia por la princesa en sus estancias del Palacio Central. Al llegar al salón de audiencias se encuentran con un espadachín llamado Tao-Ki, que al parecer va a acompañarles en esta misión y al poco entra por una puerta lateral una atractiva dama que resulta ser la ayuda de cámara de la princesa. Inmediatamente tras ella entra la princesa, vestida con un magnifico vestido de seda y con el cabello peinado de manera elaborada y exótica. Tiene piel blanca y suave, ojos límpidos, rasgos regulares... y doce años de edad.

    Los aventureros son presentados a la princesa y esta se retira casi de inmediato. Entonces estos se ponen a discutir los planes de viaje con la dama, que se llama Ami-Shan y con Tao-Ki. Ami-Shan les informa que mañana por la mañana abordaran una de las enormes barcazas de la marina kralorelana en el puerto y que Irán en ella hasta el puerto de Chang-Tsai y de allí por el rió rojo, pasando por Kuchawn y remontando el rió en todo su tramo navegable para facilitar el viaje. Además de los allí presentes Irán en el viaje cuatro sirvientes que transportan el palanquín y los enseres de la princesa.

    Al día siguiente los aventureros embarcan en una de las impresionantes galeras de la armada kralorelana, con casi cien metros de eslora y treinta de manga. En ella viajan durante diez días en los que no ocurre nada reseñable hasta que llegan a la gran ciudad de Chang-Tsai. Esta metrópoli, sede del rey ogro durante el reinado de los Falsos dragones es una de las mayores metrópolis de Kralorela, y Tao ki que la conoce bien se ofrece a enseñársela a los jugadores. Tao, amigo de la buena masa les enseña diversas exquisiteces culinarias como las brochetas de carne de lagarto y verduras, la sopa de cangrejo que sirven en los muelles y las parrilladas mixtas de los asadores. También visitan los establecimientos de los armeros de la ciudad, famosos por su habilidad con los metales runicos, heredada según las malas lenguas de los tiempos del rey ogro. Mientras los jugadores mas animosos deambulan por la ciudad, los mas serios permanecen en el palacio del gobernador junto a la princesa. El día antes de salir Mecaroth sufre una intoxicación alimentaría de la que tarda en reponerse pese a sus grandes poderes de autocuración.

    La mañana que los aventureros deciden marcharse llueve abundantemente, es la época de las lagrimas de la dragón , el monzón. Ami-Shan ha reservado pasajes en uno de los buques fluviales que recorren el rió arriba y abajo. Cuando se dirigen al muelle de donde parte la nave encuentran la calle bloqueada por la carga caída de un carro, y no les queda mas remedio que desviarse. Los aventureros se ponen en guardia y preparan de inmediato sus armas escamados ante este sospechoso incidente. Sus sospechas se confirman cuando ocho individuos armados con espadas cortas les atacan cuando están en el pasea del rió. La pAmi-Shan defendiendo a la princesaelea es dura y fea, con el suelo embarrado y resbaladizo y la lluvia espesa como una cortina. Los enemigos no son malos y Tao-Ki solo se salva por la gracia de Yelmalio, administrada una vez mas por las manos de Tensui. El mismo Tensui es herido varias veces y descubre que las armas están envenenadas demasiado tarde. Uno de los atacantes consiguen escapar, mientras la comitiva se reagrupa en una taberna cercana. Ami-Shan dice que en principio no llegaran a tiempo ya, pero que como este tipo de barcos siempre zarpa tarde, si se dan prisa lo pueden conseguir. Los aventureros asienten animosos, pero cuando tras forzar la marcha llegan al muelle ven que el barco se aleja ya. Rápidamente Tensui empieza a hablar con los pescadores que hay por allí y Tzi Li consigue convencer a uno de ellos de que los lleve hasta el buque antes de que este se aleje, pese al viento y la lluvia. El pescador demuestra conocer su barco y el rió y la comitiva consigue alcanzar el navío.

    En el navío la princesa y su comitiva se acomodan en cuatro camarotes. Salvo en la princesa en cada uno duermen cuatro personas. Pese a las estrecheces estos camarotes son un lujo, ya que la mayoría de los pasajeros viajan sobre la cubierta entre las mercancías, cubiertos tan solo con unas lonas.

   Los aventureros empiezan a actuar de formas tan diversas como los resultados que obtienen. Mientras Akira se enfrenta con el capitán en un kralorelano entrecortado y acusándole de complicidad con los asesinos tong de Chang-Tsai, llegando a desenvainar su katana, Ota Saru se mueve entre los campesinos que viajan sobre la cubierta. Consigue hablar con un campesino que le dice que a la hora de embarcar aparecieron gran cantidad de estibadores que empezaron a cargar las mercancías a toda velocidad, así que contra pronostico pudieron zarpar a la hora. La verdad es que no eran estibadores normales y de hecho alguno de ellos todavía anda por aquí. Ota queda con el campesino para mas tarde, y baja a los camarotes para contar lo que ha descubierto a sus compañeros.

    Cuando Akira sube a cubierta para ver al campesino, llega justo a tiempo de ver como lo asesinan y lo arrojan por la borda, pero consigue seguir al asesino y descubrir al grupo de tres tong que hay en la nave. Se reúne con el resto de los aventureros y preparan un plan para capturarlos. El y Tao Ki atacaran a los tong por la espalda y el resto vendrá por delante. Desgraciadamente las cosas se tuercen y Akira alerta a los tong, que les reciben a el y a Tao Ki con una lluvia de brasas de carbón. Las ascuas hacen retroceder a ambos aventureros y prenden fuego a las balas de algodón que los rodean. Los demás pasajeros que estaban en la cubierta bajo las lunas comienzan a huir, y en medio del caos Tomoyuki y Tao Ki casi se matan entre ellos y Mecaroth casi mata a una anciana al confundirla con un asesino disfrazado, y los tong casi consiguen huir, pero Ota Saru consigue moverse con agilidad felina entre el pasaje desbocado y les alcanza en la proa donde los tres están soltando un bote. Consigue inutilizar a dos, pero consiguen soltar el bote y el que queda se arroja al agua para alcanzarlo. Ota decide seguirlo tras desmoralizarlo, pero solo consigue casi ahogarse (Tao Ki y Akira consiguen rescatarlo) y una pulmonía. Uno de los tong aun esta vivo, pero luego fallece al atenderle Tzi Li.

    Unos días después de estos incidentes en medio de la niebla y la lluvia que les ha acompañado todo el viaje se escucha una bocina de sonido grave, y aparece una embarcación que exhibe una bandera amarilla con puntos rojos. Ota Saru la reconoce como un símbolo de epidemia y los marineros del buque también. Rápidamente anclan en un muelle cercano ya que están junto a una pequeña ciudad. allí se enteran de que ha estallado una epidemia en la ciudad de Kuchawn y los gobernadores de las provincias de Jankey y Shinyang se han puesto de acuerdo en crear una zona de cuarenta a su alrededor. El rió no se puede remontar mas arriba por el momento. Se han construido zanjas y vallas para impedir el paso de los infectados y se ha colocado una barrera de juncos a lo largo del rió.

    En la pequeña ciudad los aventureros son recibidos por un mandarin amable y servicial que les convence de que se queden en la ciudad unos días mientras las lluvias arrecian. Los aventureros permanecen tres días y al irse el mandarin les proporciona un guía y una extraña bestia de carga llamada yak para acarrear sus bultos por los caminos embarrados. Los viajeros continúan su viaje dejando atrás esta agradable parada.

 Ir a capitulo IV Ir al capitulo VI


GLORANTHA

VORMAIN

LINKS

NOVEDADES

ROMEQUEST