LA CAPITAL DEL ESPLENDOR

La corte de Kralorela

    Tras ser felicitados por su victoria sobre el Huan-To, los aventureros apenas tienen tiempo para reponerse de sus heridas y fatigas cuando sus señores les anuncian que en menos de una semana deben embarcarse con destino a la gran isla de Hum-Chang y a la capital del Imperio: Chi-Ting, el Sublime Resplandor.

    Resulta que como exarca que es, Anawa Kanshei ha de acudir a la capital del imperio todos los años a la ceremonia concelebrada por el Circulo del Poder Infinito, compuesto por el emperador, los archiexarcas, los exarcas y el mismisimo emperador.

    El viaje sera mas largo de lo que deberia, ya que las ferreas leyes maritimas del Celestial Emperador Gho Dung Ya impiden que naves extranjeras (y como tales se consideran los juncos y seki-bune de Zom-an) surquen el Suam-chow, el mar interior. De modo que los barcos que llevan al señor Anawa y a su comitiva (en la cual estan incluidos los aventureros), deberan dirigirse al puerto de Wang-Hua, en las costa oriental de Hum-Chang y continuar por tierra hasta Chi-Ting.

    El viaje por barco es tranquilo, ya que las naves avanzan pegadas a la costa de la gran isla durante cinco dias. Nuestros amigos tienen tiempo de admirar las montañas de Hum-chang, bajas, redondas y verdes, sus pequeños puertos pesqueros, sus arrozales. Conscientes de sus debilidad en el mar proceloso aprovechan la oportunidad para tratar de mejorar sus habilidades natatorias.

    El ambiente cerrado del buque les permite conocer a diversas personalidades de la corte de Kanshei, especialmente a sus dos hijos varones. Anawa Gonzaemon, el heredero, es un joven de 24 años, alto, de musculatura impresionante y temperamento alegre y extrovertido. Sin embargo no parece muy brillante. A lo largo del viaje coloca a Tomoyuki varias veces en un compromiso al hacer bromas sobre si pronto va a entrar a formar parte de la familia y por el estilo.

    Su hermano Zanuki tiene un caracter totalmente opuesto al suyo. Es tan alto como el, pero delgado, casi enteco. Viste con kimonos de seda kralorelanos decorados con dragones, al contrario que el resto de la corte que aun viste al modo de Vormain, salvo el mismo Kanshei, el cual solo lo hace por causa de su cargo. Solo tiene 18 años lo cual significa que era solo un niño cuando su padre abandono su patria y que gran parte de su educacion ha sido kralorelana. De hecho segun algunos se esta preparando para los examenes y convertirse en Mandarin por derecho propio, dando la espalda a los usos y costumbres de su pueblo, hasta el punto de que no suele llevar espadas en publico. Es antipatico y suele tratar a todo el mundo con superioridad, cuando no desprecio.

    Finalmente las tres naves llegan al puerto de Wang-Hua y sus pasajeros desembarcan. Esta ciudad es la patria chica de Tzi-Li, que decide tras pensarselo algo hacer una visita al dojo de su padre, invitando a Tensui a que le acompañe, este le promete acudir en cuanto haya terminado con sus asuntos en el templo de Yelmalio. Los demas aventureros acompañan a la comitiva a la posada que han alquilado.

    Lentamente Tzi-Li se va acercando a la casa de su familia, caminando por las calles de su infancia, cada esquina repleta de recuerdos, pocos de ellos buenos. Sabe que en la casa no encontrara ni a su madre ni a su hermano, solo a su padre, Tzi-yen, un anciano severo y rigido. Pese a todo sigue caminando hasta llegar a la puerta y llamar. Uno de los sirvientes le abre la puerta y corre a avisar de la vuelta de uno de los hijos prodigos. El otro es demasiado prodigo para que se le permitiera volver algún día. Camina atraves del patio de entrenamiento hasta la galeria donde le espera su padre sentado en una silla de pino. Le saluda amablemente como si se hubiera ido antesdeayer y le pregunta de forma protocolaria sobre como le ha ido en estos años. Tzi-Li le habla de forma rapida y concisa sobre sus viajes por el Imperio y su servio al mandarin Su-Ti entre los barbaros de Zom-an.

    En otro lugar de la ciudad en la plaza del Sol, Tensui es recibido en el umbral del templo del Emperardor Thaluzurni (Yelm en Kralorela) por dos amables sacerdotes con tunicas amarillas que hablan con el y le indican donde se halla la capilla de Yelmalio. Alli se encuentra con un joven sacerdote sumamente interesado en las formas de culto a Yelmalio en Vormain. Despues se dirige a la casa del padre de Tzi-Li y cena alli con él y su padre.

    Mientras tanto en la posada se ha montado una pequeña fiesta con sake y comida abundantes. En medio del ajetreo, Akira, siempre vigilante, sale a "tomar el aire" dando una vuelta alrededor de la posada, y cuando esta llegando a la parte de atras oye a dos individuos cuchicheando. Deslizandose entre las sombres, consigue acercarse lo suficiente sin ser percibido para poder escuchar el final de la conversacion:

- "En cualquier caso puedo asegurarte que Kanshei volvera a Zom-An con un solo hijo"

    Cuando ambos interlocutores se separan, Akira intenta seguir al que ha entrado en la posada pero no llega a tiempo de ver quien es. Pregunta a Mecaroth si ha visto al joven Zanuki abandonar el reservado donde esta la "gente de calidad", y este le dice que cree que si mientras se termina de beber su octava copa de licor de arroz. Akira decide hablar de lo que ha visto y oido con el exarca, y este le dice que le agradece su preocupacion y que seguira su sugerencia de reforzar la seguridad de su heredero Gonzaemon.

    Al dia siguiente, tras una noche inquieta en la que Akira trata de montar guardia para asegurarse de que nada ocurra con Gonzaemon, uno de los gonekin (guardaespaldas personales) de Kanshei comunica a los aventureros (Tensui, Tzi-Li, Akira y Mecaroth) que deben escoltar al señor Zanuki que saldra de inmediato hacia la capital para preparar la llegada del resto de la comitiva. Se les ordena no llevar armaduras y, aunque tienen salvoconductos para llevarlas, ocultar sus armas bajo anchos ropajes y sus rostros con sombreros de paja.

    De esta guisa (aunque Tensui coge una lanza corta y cubre su punta con tela para que no destaque demasiado), nuestos amigos se disponen alrededor del kago (palanquin) en el que ira el señor Zanuki con dos porteadores. La comitiva se pone en marcha por una de las ordenadas carreteras kralorelanas de tierra apisonada y con miliarios para indicar la distancia, el paisaje esta completamente transformado por la accion humana. El camino esta sobre un terraplen que se alza sobre los camposLos aventureros disimulando inundados para cultivar arroz. Cada pocos kilometros el camino se ve bordeado por las casas de una aldea y a menudo lo puntean pequeños altares a Krala, madre del arroz y a los antepasados. Tambien sufren un encontronazo con una comitiva de dragonuts a los que ceden el paso y con un grupo de alguaciles que al ver que llevan armas les exigen los salvoconductos que les permiten mirarlas.

    Segun progresa el viaje los jugadores empirezan a coger mania al antipatico Zanuki, que les recuerda constantemente que deben llamarle "Señor" y que deben cumplir sus ordenes a rajatabla. Cuando por fin llega el momento de pasar la primera noche, Zanuki se baja de su palanquin y ordena al posadero que le de su mejor habitacion y le prepara un baño caliente. Mientras lo esta tomando, Tensui entra en su habitacion y empieza a hacer preparativos ante la atónita mirada de Zanuki. Ata las cerraduras de las ventanos con cuerda, coloca objetos metalicos sobre las jambas para que si se abren hagan ruido, entre otros preparativos. Cuando el estupefacto Zanuki pregunta por todos estos preparativos, Tensui le dice que temen que haya por aqui un asesino que este intentando matarle, provocando inmediatamente grandes temblores en el joven Zanuki. Tensui decide organizar una guardia en su puerta, pero por poco atraviesa a su protegido cuando oye unos pasos cautelosos detras de la puerta y ve que es el joven señor armado con un puñal, preparandose para defender su vida. Y es que Tensui habia olvidado decirle a Zanuki que iban a montar guardia en su puerta.

    Al dia siguiente Zanuki sale agitado de su habitacion en busca de Tensui: "Como somos de la misma talla",dice, "ponte mis ropas y viaja en mi lugar en el palanquin, mientras yo tomo tu lugar en la comitiva. Asi si nos atacan yo estare a salvo". Tensui obedece sin rechistar y entra en el kago. La pequeña comitiva se pone en marcha de nuevo y al poco sufre su primer encuentro. De entre la maleza surge un enorme jabali herido que embiste contra la comitiva tomando a todos por sorpresa menos de Akira. Sin embargo la bestia esquiva el golpe de su katana y vuelve a perderse ente la maleza, mientras el señor Zanuki grita enloquecido y decide volver a la seguridad de su palanquin. Poco despues los viajeros se encuentran con un grupo de soldados dirigidos por un oficial a caballo que dicen estar buscando al jabali, por el que hay una recompensa de 750 peniques. Cuando se detienen a comer en una hosteria, el posadero les habla del jabali demonio que esta asolando los huertos de la region al mando de su terrible piara. Hace poco los soldados del mandarin emboscaron al monstruo y a su horda y acabaron con la pirara, pero el demonio, del que se dice que es un terrible asesino que fue colgado el otoño pasado y que se ha introducido en el cuerpo de un verraco, sigue suelto por ahí, aunque a lo que dicen herido. Tras este relato el nerviosismo de Zanuki aumenta, ahora convencido de que el monstruo vendra por el. Sin embargo cuando empieza a anochecer se opera en el un extraño cambio de conducta y ordena que se preparen para pasar la noche al raso y saca de su equipaje una ballesta que carga con un pivote lleno de simbolos. "Voy a enseñarle a ese puerco quien manda aquí", afirma.. Mientras estan cenando el osado señor dispara su balleta contra unas zarzas, que estallan en mil pedazos. Al examinar los restos Tensui encuentra lo que parece la mandibula de una rata o un conejo.

    Afortunadamente para los aventureros al dia siguiente antes del mediodia alcanzan la gran ciudad de Chi-Ting, el Sublime Resplandor que Rige sobre las Ocho Provincias, capital del Imperio. Contemplan boquiabiertos sus enormes murallas llenas de encantamientos, los bellos relieves de la Puerta del Arroz, por donde entran a la ciudad, decorados con trozos de jade delicadamente tallados que simulan los brotes de arroz en las escenas campesinas que forman la decoracion de la puerta. Tras aguardar su turno la comitiva alcanza la puerta y la guardia que esta ante ella examina sus salvoconductos. El oficial utiliza un extraño artilugio para hacerlo, un circulo de vidrio rodeado por un aro de metal incrustado en un mango de madera. El documento resplandece con un fulgor verde al pasar el vidrio sobre y el y con un resplandor azulado cuando llega al sello del exarca. Tras esto el oficial les permite entrar en la ciudad.

    Las calles de Chi-Ting son anchas, enladrilladas y bien trazadas. Sus edificios son todos de la misma altura, dos pisos, para que esten por debajo de las imponentes murallas y pagodas de la Ciudad Prohibida. Sin embargo el que sean pequeños no quiere decir que sean ni feos ni esten mal construidos. Sus tejados de madera estan llenos de esculturas de dragones entrelazados y policromados.

    Pero sobre todo destacan los imponentes edificios de la Ciudad Prohibida, la residencia imperial. Torres altas con multiples tejados y cuyo tamaño solo era superada por unas colosales rampas que empezaban en el lado opuesto de la ciudad: Los Puentes de Godunya. Llos aventureros, sin necesidad de guia, ya que por las rectilinias calles no habia perdida (solo el Distrito de los Cuatro Vicios tiene calles retorcidas y callejones sin salida).

    Al llegar a las puertas de la Ciudad Prohibida los centinelas requisan los documentos y los personajes deben esperar dos horas hasta que un eunuco obsequioso y de voz aflautada les conduce hacia los Salones Meridionales, el lugar donde se va a acomodar al "exarca barbaro". Los personajes se internan en el dédalo de pabellones y jardines que constituyen lLos jardines de la Ciudad Prohibidaos Salones Meridionales, ¡¡¡ y eso que solo es una de las cinco partes de las que consta la ciudad prohibida!!!. Las edificaciones, en su mayoria de madera y de un solo piso, y los jardines bien deliniados y llenos de plantas exoticas, dejan boquiabiertos a los vorumai. Ni siquiera Tensui ha visto en Hinara lugares tan hermosos. Pero, si todo esto asi, ¿como deben ser los Salones Centrales, el hogar del propio Godunya?. Las torres y muros de piedra que los forman no dan respuesta alguna.

    El eunuco, siempre frio y desdeñoso, les muestra las estancias que ha acondicionado para el Exarca de Zom-an. Las habitaciones estan casi vacias, ya que esperan que sea el sequito del propio Kanshei el que los amueble a su gusto. El trazado de las habitaciones, todas a ras de suelo, con multiples ventanas y de facil acceso, horroriza a los vorumai, acostumbrados a un grado de paranoia mucho mayor. Sus peticiones de material al principio sorprenden y luego escandalizan a los eunucos imperiales: cascabeles, puertas reforzadas, carpinteros que refuercen las ventanas y les pongan travesaños... ¡Por Mikaday, esto es la Ciudad Prohibida, no una barbara fortaleza de Vormain!¡El Exarca no corre peligro alguno!. Finalmente Zanuki zanja en la polemica diciendo a los eunucos que ellos mismos adquiriran en el mercado parte de los elementos que necesitan. Tras estos preparativos los aventureros se reunen con Zanuki, que parece haberse centrado de nuevo, para cenar en una de las galerias que dan a los jardines. Durante la cena discuten de varios asuntos, hasta que subitamente, descubren por que el Jardin de la Luz, que rodea los Salones Centrales separandolo del resto de la ciudad prohibida, recibe ese nombre.

    Un fulgor compuesto de miles de fuentes de luz azulada rodea los muros de los Salones Centrales. Ante el estupor de los aventureros, Zanuki, que lleva toda la cena mirando en esa direccion esperando este momento, les explica que los arboles del Jardin de la Luz refulgen por la noche devolviendo toda la luz que han recogido durante el dia, iluminando los Salones Centrales con su resplandor azulado.

    Exhortados por Zanuki los aventureros se acercan a contemplar el legendario jardin, donde se dice que hay mas poetas que ruiseñores y mas jovenes hermosas que flores. Y en efecto comprueban que es asi y admiran la belleza de las damas de la corte.

    Al dia siguiente marchan al mercado de la ciudad en busca de lo que necesitan para acondicionar las habitaciones. El Mercado de Chi-Ting es inmenso, y en el se puede encontrar casi cualquier cosa desde libros de hechiceria a higados de pez volador. Los aventreros pasan horas recorriendolo y comprando, tanto por deber como placer. Sobre todo capturan su atencion los Xi-Long, extraños dragones en miniatura que segun la tradicion popular son pequeñas pesadillas de los dragones y que viven en los pantanos de Kralorela. Se venden como mascotas, pero deben aceptar a su dueño para acompañarle. Su personalidad varia, iendo de muy amistosos a terriblemente hostiles, como Mecaroth tiene ocasion de comprobar cuando se pone a juguetear con un ejemplar negro bastante grande que por poco le arranca el dedo. Tensui y Mecaroth compran los dos una de estas criaturas. Una vez terminadas las compras vuelven al palacio y empiezan a preparar las habitaciones "al estilo de Vormain". 

   Ir a capitulo II Ir al capitulo IV


GLORANTHA

VORMAIN

LINKS

NOVEDADES

ROMEQUEST