LA FIESTA DE LA COSECHA

    Son días dulces para nuestros amigos en la isla de Zom-an, en los que por fin pueden recoger los honores y recompensas ganados en su dificultoso periplo por las islas orientales. Todos ellos reciben una importante cantidad de dinero además un gran incremento su prestigio. El señor les da regalos a cada uno de ellos: cinco koku de tierra para Tomoyuki, objetos de arte para Kasumi, un arco magnifico para Tensui, Saru es promocionado dentro de la flota y Mecaroth recibe un apellido y mas dinero. Sin embargo Mecaroth tiene prisa por marchar de la isla y llegar lo antes posible a Trowjang, la tierra de las amazonas.

    El otoño pasa rápido y sin incidentes. De vez en cuando nuestros amigos se ven obligados a participar en escaramuzas con los shikome que infectan las tierras salvajes de la isla, pero disponen de mucho tiempo que emplean en mejorar sus aptitudes.

    Finalmente llega la fiesta de la cosecha una celebración muy importante, ya que bajo un nombre u otro la celebran todos los pueblos que habitan la isla (vorumai, kralorelanos, etc.) y Anawa Kanshei gusta de celebrarla por todo lo alto con el objeto de que estreche los vínculos entre la comunidad. La fiesta se monta en un claro a unos diez kilómetros al sur de Takesago. En el centro se ha preparado una enorme hoguera que se prendera en el momento culminante, a medianoche, en los limites del claro hay toda clase de tiendas y puestecillos donde se vende comida y bebida, se hecha la buenaventura o se pueden practicar juegos diversos. También se celebran diversos certámenes que van desde una competición de esgrima a un concurso para ver cual es la calabaza de mayor tamaño que se ha recogido en la isla este año.

    Nuestros amigos están en medio de todo este bullicio cuando Anawa Kanshei llega a la fiesta vestido con sus ropas de mandarin y da comienzo la fiesta de manera oficial con una danza ritual El baile a Inaripara complacer a los kamis de la tierra, ejecutada por las muchachas vorumai nobles de la isla. Mas de una le lanza una mirada picara al apuesto y ahora famoso Tomoyuki.

    Después de esto los compañeros se separan. Tensui, con los demás monjes que han venido a la fiesta se dedican a divertirse todo lo posible, mientras Akira y Tomoyuki deciden participar en una competición de esgrima. A ella también acude un kralorelano llamado Tzi Li, que parece ser una especie de escolta del Supervisor Su Ti, el máximo representante de Godunya en la isla. Sin embargo demuestra tener un pobre dominio de la espada y es eliminado en la primera ronda. Akira y Tomoyuki alcanzan las semifinales pero allí la suerte les abandona y son eliminados por los campeones de los clanes Akechi y Anawa respectivamente.

    Después de la competición de espada Akira y Tomoyuki se separan. Akira vagabundea por la feria hasta que encuentra a un cabizbajo Tzi Li que esta bebiendo sake y comiendo pescado crudo en uno de los puestos. Se sienta junto a el y pese a la hostilidad inicial de Tzi Li consigue establecer conversación.

    Mientras tanto nuestro amigo Imai Tomoyuki no pierde el tiempo. Una joven dama, Anawa Sakiko, sobrina del señor de Zom-an se ha citado con el en un pequeño templo a Inari, el kami del arroz, que se encuentra muy cerca de la fiesta. Imai Tomoyuki acude a la cita, cuando ya ha anochecido y empieza un delicado galanteo con la joven dama, interesada en sus aventuras por las islas orientales, aunque a veces hace preguntas tan atrevidas que hacen enrojecer al inocente (en estos lances) Tomoyuki. Poco a poco la dama va llevando al distraído Tomoyuki hacia el claro de la fiesta. Y entonces, cada uno en el lugar donde este, los aventureros oyen un siniestro aletear de grandes alas. Son los moritai, Los aguafiestas aladoslos demonios alados que habitan en el Meruyama. Rápidamente se da la alarma y nuestros amigos se aprestan para el combate. Los moritai tienen fama de ser estupidos pero rápidos y fuertes. Imai decide poner a salvo a la princesa Sakiko llevándola hacia el claro, al acercarse allí se encuentra con todas las personas que buscan la cobertura del bosque.

    Mientras tanto Tzi Li y Akira planta cara a un solo demonio y se sobrecogen ante la fiereza de su ataque. En un extremo lejano del claro los yamabushis, incluyendo a Tensui tratan de reorganizarse aunque pronto los moritai comprenden que mas les vale mantenerse alejados de sus largas naginatas. Los Yamabushis pronto se organizan en grupos y causan estragos entre los monstruos voladores.

    Tzi Li deja solo a Akira ya que debe buscar a Su Ti para ver como se encuentra. Desgraciadamente sufre una confusión y lo que toma por el vuelo de la túnica del mandarin resulta ser el ala de uno de los monstruos que tras un corto combate lo deja moribundo y tirado en el suelo. Mientras Akira, solo frente a su demonio, pronto sufre la rotura de su brazo derecho (¡¡otra vez!!) y solo la oportuna llegada de Tomoyuki (espoleado por su dama) le libra de la muerte a manos del horror del Meruyama.

    Pese a los esfuerzos de los guerreros y del mandarin Su Ti ,que con sus increíbles y místicos poderes ha conseguido dominar a uno de los demonios y obligarlo a luchar contra sus congeneres, los demonios consiguen destrozar muchos de los puestecillos y tiendas, y sobre todo impedir la celebración de parte de los ritos de agradecimiento por la cosecha. Y una pregunta queda en el ambiente: ¿quien ha enviado a los moritai?.

   Ir al capitulo II


GLORANTHA

VORMAIN

LINKS

NOVEDADES

ROMEQUEST