EL TEMPLO DE YELORNA

Kokachin la pentana.

INTRODUCCIÓN:  

 El tamaño y prosperidad del templo de Yelmalio pronto atrajeron a los seguidores de otras deidades del panteón solar. Las primeras fieles de Yelorna en llegar fueron diez amazonas que llegaron al mando de una tal Ti-Eng-Li, procedente de la provincia de Jaubon y que llego a Saipan diez años después de la fundación del templo. Faravasas, hábil estratega no desaprovecho esta oportunidad de conseguir una unidad de caballería (siempre difícil de encontrar en Kralorela) para sus mercenarios. Desde entonces las seguidoras de Yelorna han sido una parte mas de las tropas del templo. Nunca se las puede contratar sin permiso del sumo sacerdote de Yelmalio, el cual este concede raramente, ya que no quiere perder su caballería. Las seguidoras de Yelorna ven esta asociación con el templo como una asociación natural, igual que la que existe entre ambos dioses, hermanos y camaradas de armas.

    Hoy en día hay unas doscientas fieles en el templo de Yelorna, más que nunca. Las razones son varias, la primera es que con el asentamiento de grandes contingentes de pentanos en la Frontera Dozaki, muchas jóvenes de este pueblo, de espíritu independiente y que no quieren resignarse a su papel tradicional en su sociedad se unen al culto. Igualmente muchas jóvenes kraloris con inquietudes similares buscan al culto y no pocas este templo en particular. A estos dos grupos se une un tercero, el de las seguidoras de Yelorna que han nacido en Saipan y en la Frontera Dozaki, muchas de ellas hijas de seguidores de Yelmalio. De hecho no es raro que una Dama de las Estrellas (las señoras de las runas de Yelorna) contraiga matrimonio con un Hijo de la Luz.

    Uno de los peores conflictos a loa que ha tenido que hacer frente el culto es la aptitud de las iniciadas pentanas, radicalmente diferente a la de sus camaradas kraloris. La causa hay que buscarla en las Noches de Horror. La desaparición casi total de los varones pentanos obligo a las mujeres a asumir muchos roles femeninos. En una cultura solar y patriarcal como la pentana, esto fue un autentico terremoto cultural, uno de cuyos resultados fue la formación de varias tribus de amazonas, donde los roles tradicionales se invirtieron, y en todas las tribus las mujeres adquirieron muchos derechos, entre ellos el de ser guerreros si lo deseaban. Además la necesidad de criar una nueva generación fuerte y capaz de sobrevivir en la dura estepa de Genertela centrosepteptrional hizo que durante varias generaciones muchas tribus abolieran el matrimonio y se obligara a las mujeres a no tener mas de un hijo con el mismo hombre. Estas duras normas fueron aprobadas por las sacerdotisas de Hippoi (otro nombre de Eiritha si queréis, y seguro que estas mujeres sabían algo de lo perjudicial que puede ser la endogamia para una especie) y aplicadas por las amazonas de Yelorna, que a su vez debían dar ejemplo participando en los ritos de fertilidad que se celebraban periódicamente o aceptando las parejas temporales que las sacerdotisas de Hippoi les asignaban. Este hecho unido a que para las seguidoras pentanas de Yelorna la virginidad era mucho menos útil, dada la imposibilidad de conseguir un unicornio en la desnuda llanura pentana (estos animales gustan de los bosques frondosos), condujo a una aptitud mucho mas liberal hacia el sexo y la concepción. Las iniciadas pentanas de la Portadora de las Estrellas son orgullosas madres solteras, y de hecho la posibilidad de que sus hijos varones fueran educados un ambiente solar, en vez de tener que dejarlos con otras familias, fue lo que atrajo a muchas de ellas a Saipan, donde pueden dejar a sus hijos en el templo de Yelmalio.

EL CULTO DE YELORNA

    El culto de Yelorna distingue entre varios tipos de iniciados. Los iniciados normales son como en cualquier otro culto, pero cuando dominan ciertas habilidades pueden entrar en ciertos grupos especiales. Aquellas que son vírgenes y estas dispuestas a permanecer en ese estado, cabalgan a un 90% y han conseguido por una búsqueda personal su propio unicornio, pueden entrar a formar parte de las Jinetes de Unicornio, la caballería del templo. Otro grupo selecto, las Doncellas del Escudo son los guardaespaldas juramentadas  de la suma sacerdotisa del templo (la Dama de la Luz de mas antigüedad). Las señoras de las runas reciben el nombre de Damas de la Luz y pueden casarse mientras no sean Jinetes de Unicornio ni Doncellas del Escudo. Los rangos superiores son las señoras de las runas, llamadas Damas de las Estrellas y las sacerdotisas, llamadas Doncellas de las Estrellas. El primer cargo se considera más importante que el segundo, ya que este es un culto de aventureras. Ambos cargos pueden simultanearse, y entonces quien los ostenta recibe el titulo de Sacerdotisa de las Estrellas.

    El culto tiene fuertes asociaciones tanto positivas como negativas. Su relación con Yelmalio es tan fuerte como la que se puede dar entre dos hermanos, respeta a su padre Yelm. Su relación con su madre Ernalda es mas complicada, debido a que esta abandono a Yelm. Tiene una buena relación con Chalana Arroy (Cha An Roh en Kralorela). Sus peores enemigos son las deidades dozaki Zorak Zoran, por lo que le hizo a su hermano, y Argan Argar que estuvo a punto de destruirla en la guerra de los dioses. Esto ha provocado algunas situaciones difíciles en los últimos años, desde que el Dragón del Norte abrió el puerto de Saipan a los mercaderes uz.

LOS UNICORNIOS

    Los unicornios son animales mágicos e inmortales. Son inteligentes y capaces de aprender conjuros. Su lazo con su jinete es de por vida y una vez que esta muere, vuelven al lugar de donde vinieron.  Son animales solitarios y muy independiente, de hecho suelen interaccionar poco entre ellos incluso cuando hay varios juntos, como en los templos de Yelorna.

    Estos seres son tan innatamente mágicos que incluso sus deposiciones pueden utilizarse para curar y son un abono excelente para las flores y las plantas curativas. El templo de Chan An Roh de Saipan tiene un acuerdo con el de Yelorna para utilizar toda la boñiga de unicornio que ellas no utilicen. A cambio reciben plantas curativas y todos los servicios que la diosa de la curación pueda ofrecerles, incluyendo la resurrección de sus iniciadas.

PERSONALIDADES


VOLVER A SAIPAN