Una unidad del Regimiento Hatari en accion.

Intervención rutinaria del Regimiento Hatari: Un mastodonte derriba una barricada rebelde en la Tierra Heortiana. Observese a la dotación de dos arqueros y al conductor, iniciado del culto heroico de Harim Hatari.

 

    !!!BIENVENIDO A LA PAGINA WEB DEL REGIMIENTO HATARI, CIUDADANO!!!

 

 

VIDA Y OBRA DE HARIM HATARI:

    Estamos seguros de que la mayoría de vosotros, ciudadanos, conoce la historia de nuestro fundador. Más por si conocieseis versiones equivocadas o con fallos de su historia, os la volveremos a relatar.

    En los tiempos de las gloriosas guerras de liberación contra la tiranía nómada, el ejercito imperial sufría una desastrosa falta de caballos. Durante décadas los nómadas monopolizaron casi por completo la cría de caballos. Al retirarse de las tierras y ciudades de Peloria se llevaron cuantos pudieron, y muchos de los que dejaron detrás enfermaron y languidecieron en manos de cuidadores inexpertos.

    Imaginad ciudadanos en que tesitura se encontraban los generales del Imperio. Tenían que mantener a raya a los temibles jinetes nómadas casi sin caballería. Entonces, algunos oficiales recordaron algunas de sus primeras lecturas de estrategia, ya casi olvidadas, y de entre los largo tiempo despreciados tratados del Arte de la Guerra de la antigua Dara Happa, vino la solución: Mastodontes.

    Antaño, cuando los ejércitos de Dara Happa se habían enfrentado a los de los pentanos, con un enorme desequilibrio en su contra en lo que a caballería se refiera, utilizaron mastodontes y mamuts adiestrados, ya que los caballos no soportaban la cercanía de los enormes animales. A veces el barritar de uno solo de ellos conseguía desbaratar escuadrones enteros. Sin embargo estos animales eran caros de mantener, difíciles de capturar y adiestrar, y a la postre poco fiables en batalla. Así en cuanto los Dara Happanos estuvieron a la par en caballería con los nómadas de Pent, dejaron de utilizarlos.

    Hasta que la fuerza de los acontecimientos obligo a sus lejanos descendientes a hacerlo de nuevo. Cientos de mastodontes de los paramos de Peloria Oriental y de mamuts de los bosques eolianos fueron capturados, y adiestrados. Muchos murieron, se sacrificaron manadas enteras para capturar a unos pocos ejemplares. Pero se cumplió el objetivo. Los caballos de los nómadas, esos animales duros y austeros, capaz de desenterrar su comida de debajo de la nieve, caían presa del pánico en cuanto se acercaban a los inmensos paquidermos, llegando incluso a derribar a sus orgullosos jinetes, que perecían bajo las patas de los colosos.

    Todos sabemos como fueron los nómadas finalmente vencidos, pero no dudéis ciudadanos, que aquellos magníficos animales fueron también fundamentales para derrotar a Sheng Seleris y sus salvajes hordas sedientas de sangre. Y sin embargo no se lo agradecimos. En lugar de liberarlos seguimos esclavizándolos, se siguieron capturando en cantidades ingentes, estas magnificas criaturas eran apaleadas sin compasión por hombres brutales que no los comprendían y los odiaban, los animales en libertad empezaban a escasear. Su futuro parecía mas negro que el corazón de Sheng Seleris. Y entonces llego Harim Hatari.

    Harim Hatari era un iniciado de Eytiries, un pequeño comerciante, que intentando prosperar, se unió a una caravana cuyo destino eran las convulsas tierras del sur. Corrían los años de las guerras en Tarsh contra los fanáticos de Orlanth. Un día, el día del agua de la semana del éxtasis de la estación del mar del decimoquinto año del sexto menguante para ser exactos, la caravana de comerciantes hubo de dejar paso a un convoy militar. Ante los boquiabiertos mercaderes desfilo todo el poder del Emperador. Legionarios con brillantes cotas de malla de bronce, jinetes de Erigia y Carmania, y finalmente... una veintena de enormes mastodontes. Entonces la actitud de los mercaderes cambio. Hasta entonces habían vitoreado a las tropas, su ejercito, pero cuando vieron pasar a los grandes colosos, con sus pies atados con cadenas, los ojos tapados y cicatrices por todo su cuerpo, el silencio y la vergüenza sucedieron a los vítores y el orgullo. Ver a aquellas majestuosas criaturas así maltratadas hizo que Harim Hatari se acongojara profundamente. Cuando la lastimosa comitiva termino de pasar, los mercaderes continuaron su viaje. Cuando llego el atardecer se encaminaron hacia una casa de postas. Entre los viajeros que habían buscado refugio en ella, había un Hombre de los Acertijos, que como es costumbre entre estos, daba su consejo a cualquiera que se lo pidiera. Tras cenar y meditarlo profundamente Harim se acerco a el y le pregunto si era justo que unos animales tan majestuosos fueran maltratados así, el Hombre de los Acertijos le respondió:

"El Camino Lunar es el Camino que busca el compromiso entre la Necesidad y la Justicia"

pues ha sido, es y será, costumbre de los hombres de los acertijos no responder de manera clara, sino mediante enigmas, adivinanzas y dobles sentidos, y es inútil pedirles que se expliquen. Es así como dan su consejo.

    Harim no durmió aquella noche dando vueltas a la frase del Hombre de los acertijos, y cuando llego el amanecer a el también le llego la luz. Vendió sus mercancías a los otros comerciantes por el precio que le dieron y se puso en camino.

    Harim Hatari paso los siguientes diez años viajando por tierras lejanas, buscando una forma de controlar y adiestrar a los grandes paquidermos sin utilizar métodos tan bárbaros. Viajo primero por todo el Imperio, luego a Kralorela y a Teshnos. Aprendió cuanto pudo de las costumbres de estos animales, les vio vivir en libertad y domesticados, pero en todas partes vio que se les trataba de la misma manera. Cuando ya, sintiéndose casi derrotado, volvía a su hogar, un arroliano, le hablo de un rumor que recorría las llanuras de Tastolar, que hablaba de unos hombres que montaban mamuts. Harim siguió el rumor y se dirigió a la tierra de los uncolingas.

    Tras hablar largo y tendido con ellos consiguió que confiaran en el y le permitieron unirse a una de sus tribus, la de los Cascos Ligeros, en su vagabundeo anual, con la esperanza de encontrar a los hogari, la gente mamut. Dos años paso entre los uncolingas, aprendiendo de ellos y tratando de enseñarles, aunque pronto comprendió que no podía enseñarles nada que les fuera realmente útil. Por fin, un día de verano se recortaron en la línea del horizonte las siluetas de unos mamuts, pero al contrario de los que había visto hasta ahora Harim, esto llevaban jinetes, y llevaban fardos sobre los lomos. Los jinetes hicieron señas e intercambiaron saludos con los uncolingas, y ambos grupos se reunieron. Harim estaba asombrado: aquellos animales seguían dócilmente a sus jinetes, pero ni estaban encadenados ni mostraban señales de haber sido maltratados, su pelaje marrón y lustroso tenia los mismos reflejos dorados de los animales salvajes, señal inequívoca de buena salud.

    Aquella noche Harim hablo largo y tendido con los hogari, y tras hacerles algunos regalos y varios solemnes juramentos, estos le prometieron llevarle junto a su shaman. Al día siguiente Harim se despidió de la tribu de los Cascos Ligeros, que había sido su familia durante los dos últimos años, y siguió a los hogari.

    Una semana después le llevaron a un claro en medio de la boscosa Rathorela, donde le presentaron a uno delos hogari sus shamanes. El anciano no hablaba muy bien el uncolinga, así que Harim tardo varios días en explicarle quien era el y que hacia allí. Cuando tras meditarlo varias horas el shaman le dijo que tenia que marcharse, que los secretos de los hogari no eran para un extraño, Harim se echo a llorar y su cara reflejaba tanto dolor y sufrimiento que el shaman se conmovió. Le dijo que si estaba dispuesto a convertirse en un hogari y en su aprendiz, podría presentarse el mismo ante el Gran Padre Elefante y exponerle su caso el mismo. Así, con gran dolor de su corazón, Harim tuvo que repudiar a su diosa Etyries y convertirse en aprendiz de Tikayuk, el shaman. Cuatro años paso entre los hogari hasta que estuvo listo para enfrentarse con el Hombre Malvado y convertirse en shaman.

    Cuando el Hombre Malvado se retiro tras haber fracasado en su intento de quedarse con el alma de Harim, a este se le apareció el Gran Padre Elefante, progenitor de elefantes, mastodontes y mamuts. Harim desnudo ante el lo mas intimo de su ser, la mirada del Gran Padre Elefante vio lo verdadero y lo grande que era el dolor que Harim sentía por el sufrimiento de sus hijos, y de que estaba dispuesto a todo porque este cesara. Así que le concedió su bendición y le enseño parte de sus secretos. Como símbolo de su compromiso, un enorme mamut lanudo apareció junto a el, Yakak, su compañero a partir de entonces. Harim monto en el y se dirigió hacia el este, atravesó los bosques de rathorela y entro en las llanuras de Erigia, y todos se apartaban a su paso, así avanzo hasta que llego ante las puertas de Glamour y exigió una audiencia con Belles Maximus. Ante el asombro de los guardias de la puerta de las cuatro bestias se le concedió, y montado en su majestuosa cabalgadura, Harim desfilo a través de la gran metrópolis. El sol en lo alto lanzaba reflejos dorados en el pelaje de Yarak, y todos lo miraban asombrados, con su porte orgulloso, tan diferente de las pobres bestias esclavizadas a las que estaban acostumbrados. Harim y Yarak se detuvieron ante el Palacio de la Guerra, y Hatari fue admitido a la presencia de Bellex Maximus, con el que paso el resto del día. Mientras tanto Yarak permaneció a las puertas, y aunque su presencia atemorizaba a muchos, no se movió, salvo para buscar la sombra. Finalmente, con la llegada del atardecer, Harim salio del edificio y condujo a Yarak a los grandes establos del Palacio, y paso toda la noche junto a el. Al día siguiente montura y jinete salieron del Palacio, y se dirigieron hacia al orfanato de Teelo Norri. Yarak se planto sin avisar en medio del patio en pleno recreo y antes de que las atónitas sacerdotisas de Teelo Norri pudieran hacer nada, un montón de excitados chiquillos estaban enredando entre las enormes patas del coloso, tratando de trepar por sus patas y acariciando su pelaje. Y lo mas raro es que el animal lo soportaba e incluso jugaba con su enorme trompa con los crios.

    En medio de todo esto, Hatari se bajo y se dirigió a las sacerdotisas. Necesitaba a veinte de sus huérfanos mas prometedores para una misión especial, y les enseño una orden firmada por el mismísimo Bellex que le autorizaba a formar una nueva unidad de los Cuerpos del corazón del Imperio. Y a reclutar a quien le pareciese necesario, y necesitaba gente joven, capaz y sin prejuicios, por eso había venido al orfanato. Hatari selecciono a veinte jóvenes de ambos sexos y se dirigió junto a ellos hacia las tierras que le había asignado Bellex para que realizara "su experimento", una antigua fortaleza semi-abandonada en Doblian, cerca de la frontera con Brolia, una zona donde abundaban los mastodontes que daban continuamente problemas a los pioneros lunares que trataban de instalarse en la región.

    Pronto Hatari consiguió conciliar los intereses de los pioneros y de los Mastodontes y los mastodontes que "recluto como guerreros, no capturo como esclavos", demostraron su valía en los campos de batalla. Eran mas fuertes y fiables. Pronto los comandantes de unidades con mastodontes o mamuts empezaron a enviarle sus proboscidios y el los entreno cuando podía y los liberaba cuando no podía hacer nada por ellos. Finalmente Bellex Maximus fundo un regimiento especial a sus ordenes, y puso bajo su control a todas las unidades de los "arietes del imperio". Así se fundo el regimiento Hatari y la Remonta Imperial de paquidermos.

LA REMONTA IMPERIAL DE PAQUIDERMOS

    En otros lugares de Glorantha cuando los ejércitos quieren elefantes, mamuts o mastodontes de guerra, primero tienen que capturarlos y esclavizarlos. Solo nosotros, gracias a la iluminación de la diosa roja, hemos descubierto como tratar a estos magníficos animales como se merecen y al mismo tiempo tenerlos a nuestro lado en nuestras batallas. Solo nosotros hemos sido capaces de crear la Remonta Imperial de Paquidermos.

    La Remonta esta situada en el antiguo reino de Arir, cerca de la frontera con Brolia, son mas de dos mil hectáreas de pasto donde viven libremente manadas de mastodontes y mamuts. En su centro se haya la escuela de mauts (conductores de elefantes), y los talleres y viviendas del regimiento Hatari. El regimiento Hatari no necesita establos porque sus monturas vagan por los alrededores cuando no están de servicio y acuden en cuanto se les llama. En los talleres se fabrican las armaduras y las armas de los jinetes y de las monturas, así como todo tipo de equipo de campaña.

    Cuando muere uno de los paquidermos del regimiento, después de realizar las ceremonias adecuadas sobre el espíritu del muerto, se invita mediante una ceremonia a uno de los animales salvajes que viven en la remonta a unirse al regimiento. Siempre responde uno al menos, si acude mas de uno, se les somete a una serie de pruebas y el mejor de ambos es aceptado.  A partir de entonces el maut que ha perdido su montura o uno nuevo, desarrolla un vinculo especial con el (ver mas abajo) y se entrenan juntos hasta que están listos para entrar en combate.

    Hay que resaltar que los mastodontes, mamuts y elefantes del regimiento Hatari son considerados guerreros, no animales de monta. Tienen rango, pueden recibir condecoraciones y tienen derecho a retirarse tras treinta años de servicio. El lugar de retiro es evidentemente la remonta imperial. Para aquellos pocos afortunados que han podido recorrerla, no es raro ver en los terrenos de la remonta a viejos veteranos con el cuerpo lleno de condecoraciones tatuadas. El mas famoso de todos es el Coronel Cicatriz En la Trompa, que en una ocasión salvo la vida de Fazzur el Ilustrado, el cual ha visitado varias veces la Remonta y saluda siempre a "su viejo camarada, el Coronel" cada vez que lo hace.

    Pese a todo la remonta no es un lugar tan idílico como pueda parecer, no es raro que los cuidadores, la mayoría de ellos miembros retirados del regimiento, se vean obligados a matar a animales que han enloquecido o que causan demasiados problemas a los habitantes de las cercanías. también deben matar a cierto numero de animales si la población crece demasiado. Esto se hace siempre utilizando el conjuro espiritual de Corte Pacifico, para asegurarse que el espíritu de los animales muertos vuelven junto al Gran Padre Elefante. La carne y el marfil de estos animales es vendida y los beneficios son una importante fuente de ingresos para la remonta y el regimiento. Algunas veces han habido problemas con cazadores furtivos que han pagado su atrevimiento siendo ejecutados de una forma particularmente horrible: pisoteados por alguno de los enormes machos dominantes.

    Recientemente la remonta se ha visto obligada a abrir su primera sucursal: la compañía praxiana. Cuando se empezó a hablar de la invasión praxiana el jefe del regimiento, Caius Caustius dijo que no creía que sus mastodontes (no hablemos ya de los mamuts), pudieran operar en el calido clima praxiano. Para salvar esta dificultad se importaron varias docenas de elefantes desde Teshnos, y se creo un campo de adiestramiento para ellos no muy lejos de Boldhome.

 

EL CULTO DEL GRAN PADRE ELEFANTE

El Gran Padre Elefante

Introducción: el culto del gran padre elefante es un culto espiritual, a través del cual unos pocos elegidos pueden entrar en relación con este antiguo espíritu hsunchen. Gracias al héroe Harim Hatari este espíritu puede ser adorado incluso por aquellos que son iniciados de los dioses. Realmente a quien se adora es a este héroe, utilizándolo como mediador para comunicarse con el Gran Padre Elefante. Solo posee un templo menor, el de la Remonta Imperial de Paquidermos, aunque alguna vez cuando se ha reunido todo el regimiento Hatari antes de una batalla ha alcanzado el rango de Templo mayor. La pertenencia al culto es obligatoria para los mauts, los guías de los paquidermos, pero no para los arqueros que van sobre los animales ni para los infantes que van junto a ellos a la batalla ni para el numero personal de apoyo.

Iniciados: para ser iniciado hay que ser miembro del regimiento Hatari y sacrificar un punto de PER.

Magia espiritual: Corte pacifico, Protección, Dardo Veloz, Proyectil múltiple.

Nota: aunque en las reglas no viene nada al respecto, me parecería injusto que el conjuro Protección protegiera igual a un ratón que a un dinosaurio, así que propongo que por cada 20 puntos de TAM haga falta un punto de conjuro, es decir, que para proteger a un ser de tamaño 32 haría falta un Protección-2 y solo le daría un punto de armadura.

Habilidades del culto: Cabalgar elefante, Ataque con Arco, Conocimiento animal, Buscar

Señores de las runas: para alcanzar el estatus de señor de las runas es necesario tener un 90% en dos de las habilidades del culto y en dos de las siguientes habilidades: Otear, Primeros auxilios, Ataque con arma a una mano y Detención con escudo. Los señores de las runas también pueden conseguir que su montura se convierta en espíritu aliado.

Magia divina: Vinculo con la Montura, Contener Cólera, Curación del Cuerpo.

Conjuros especiales del Padre Elefante:

Vinculo con la montura

2 puntos, duración permanente, un solo uso.

Este conjuro crea el vinculo entre una montura (que ha de ser algún tipo de paquidermo: mastodonte, mamut, elefante) y su maut. A partir de entonces ambos están en Vinculo Mental permanente, como con el conjuro de magia divina. Solo se puede estar Vinculado con una montura a la vez. A diferencia de lo habitual en los conjuros de un solo uso, este tambien puede ser aprendido tambien por los iniciados.

Contener Cólera

1 punto, temporal, pasivo.

Este conjuro permite contener la furia Berserk de estos animales cuando han sido heridos. Solo sirve para contener la furia natural de los elefantes, no para contrarrestar la ira inducida por otros conjuros como Berserk o Fanatismo.

Especial: Ataque de mandoble.

    La conexión espiritual de los mauts con sus monturas les permite enseñarles ciertas habilidades, siendo la mas destacada la de manipular herramientas con la trompa, especialmente armas. Es temido entre los enemigos del imperio el ataque de mandoble como el que vemos en la imagen superior. Estos mandobles tienen un MR de 0, hacen 3D8 de daño, tienen 18 PAs  y pesan unos diez kilos,  siendo demasiado grandes para que la mayoría de los humanoides los puedan utilizar, ya que además están especialmente equilibrados para los paquidermos. Estos los usan sobre todo en devastadores ataques de barrido.

ORGANIZACIÓN DEL REGIMIENTO:

            El regimiento Harim Hatari forma parte de los Cuerpos del Corazón del Imperio. Debido a su naturaleza de unidad de apoyo no  suele estas agrupado sino dividido en unidades menores. La sede del regimiento permanece en la Remonta Imperial de Paquidermos, donde se entrenan los nuevos efectivos. En la actualidad hay 9 compañías, incluyendo la recientemente creada compañía praxiana. Dos compañías compuestas por mamuts están destinadas en el sultanato de Oraya para combatir a los nómadas, cuatro formadas por mastodontes están destinadas con el ejercito del Paso del Dragón, desplegadas desde Boldhome a Refugio, la compañía praxiana esta acantonada en el oasis de Moonbroth y las dos compañías restantes, compuestas por mastodontes, funcionan como reserva y permanecen en el Corazón del Imperio.

            La unidad básica del regimiento es el ariete. Cada ariete esta compuesto por un paquidermo (mamut, mastodonte o elefante), un maut o conductor, dos arqueros que van montados en el animal, y cuatro infantes que marchan a su lado, generalmente armados con arcos. Entre las funciones de estos últimos están las de proteger a los animales y explorar el terreno para ellos. El maut esta al mando del ariete, le siguen en rango los arqueros, los cuales deben estar preparados para sustituir al maut si esto fuera necesario, y los últimos en el escalafón son los infantes.

            Cuatro arietes forman una cuña. El nombre proviene de la costumbre de adoptar esta formación, con un elefante en el vértice, dos en cada flanco y uno en el centro. Cada cuña tiene por lo menos un maut que ha alcanzado el rango de Señor de las Runas.

            Siete cuñas forman una compañía. La compañía es la unidad básica del regimiento, concebida de forma que sea casi completamente independiente. Además de las siete cuñas, la compañía incluye todos los servicios de soporte necesarios para la compañía: sanadores, herreros, intendentes (conseguir comida todos los días para unos cuarenta paquidermos no es un trabajo fácil), etc. Asimismo cada compañía tiene un pelotón de ingenieros, compuestos por unos treinta hombres y diez animales, que se encargan de levantar puentes, rellenar vados, despejar caminos y otras funciones en las que los paquidermos resultan tremendamente útiles. Durante las marchas estos animales se encargan de llevar gran parte del bagaje de la compañía, el cual incluye un altar al Gran Padre Elefante. Una de las cuñas de la compañía es la Cuña Selecta, a su mando va el capitán de la compañía y todos sus mauts son Señores de las Runas del culto del Gran Padre elefante y todos los animales son Espíritus Aliados. En total los efectivos de una compañía rondan los trescientos hombres si esta al completo.

            Como ya hemos dicho las compañías suelen asignarse como unidades de apoyo a otras unidades, así que raramente hay necesidad de un oficial de grado superior al de capitán. En caso de darse tal situación, es el capitán con mayor antigüedad el que toma el mando.

            El Coronel del regimiento tiene nominalmente el mando del mismo, pero nunca se ha dado el caso de que tuviera que ejercerlo. Se dedica a funciones administrativas y de coordinación. Aunque hace rondas de inspección por las compañías, suele permanecer en la Remonta, adiestrando a los reclutas y atendiendo a las necesidades de las tropas en el frente y a diversas labores burocráticas.

 

ESTADISTICAS DE HEROWARS/HEROQUEST por  Antonio Alvarez.

Requerimientos de entrada: Pertenecer a algún regimiento imperial que utilice elefantes. Jurar no tratar mal a ningún elefante. La magia inclusiva de la Diosa Roja permite que sea posible adorar a Harim  desde cualquier culto regimental.
Habilidades Mundanas: Cabalgar Elefante, Arquería, Conocimiento de Elefantes.

Virtudes: Paciente. Afinidades :Jinete de Elefantes (Compasión por los Elefantes, Ayudar a mi Montura, Vínculo Mental con Montura, Contener Cólera Elefantina, Reclutar)
Secreto: Encontrar al Gran Padre Elefante. El devoto de Harim que aprenda el secreto puede marchar al Plano Espiritual a buscar al Gran Padre Elefante para mostrarle su Compasión. Tras haberle convencido podrá utilizar fetiches y talentos de los hogari como si fuera animista y utilizar el valor de Secreto como Combate Espiritual.
Adoradores: Jinetes de Mamut, elefantes o Mastodontes del ejército lunar (obligatoriamente han de unirse a este culto de héroe), así como personal de apoyo (afiliación voluntaria).
Otro Mundo: La Remonta Invisible se encuentra en la Ciudad de los Héroes en la Luna Roja. Desde allí, el adorador puede salir a la superficie de la Luna o a los Terrenos de Reclutamiento (una especie de reflejo de los terrenos de la Remonta Imperial, similar al Plano Espiritual, donde habitan los espíritus de los elefantes del lugar).
Otras Conexiones: Harim puede ser adorado a través de dioses regimentales lunares. Sus cultistas se muestran especialmente amistosos, con una cierta nostalgia, respecto a los adoradores de Etyries. Los adoradores de Harim tienen bastantes problemas con los de
Valindus, los cuales afirman heréticamente que su dios creo a los Mamuts (y no el Gran Padre Elefante) y que manifiestan un gran desprecio por los Mastodontes, según ellos una mala copia hecha por Genert.
Desventajas: Los adoradores de Harim rinden culto al Gran Padre Elefante a partir de un héroe teúrgico. Por eso, su magia se somete a las reglas de Culto Erróneo. Además, está sometida al ciclo lunar.

Notas:

1)Cuando la organización asigna al iniciado o devoto una montura, éste parte a la Remonta Invisible en una Búsqueda de su nuevo compañero (rituales de reclutamiento y vínculo mental). Cuando esta se ha realizado, se procede al Reclutamiento Material del compañero "despertado" en la remonta imperial.

2)Las monturas de los miembros de este culto pueden ser seguidores o patrones, en la mayoría de las ocasiones, aliados.

3)El Vínculo mental permite a los Devotos enseñar habilidades inusuales a sus elefantes "despertados", como el uso de unas gigantescos mandobles ^8

EL REGIMIENTO EN TU CAMPAÑA.

            Esta unidad del Ejercito Imperial puede ser un magnifico pretexto para crear un grupo de aventureros. El número de miembros de un ariete (siete, ocho si contamos al paquidermo), parece adecuado para un grupo de jugadores, aunque alguno de los miembros fuera un PNJ, aunque también hay que tener en cuenta que sobre el terreno las unidades rara vez están completas, así que es muy probable que un ariete solo tenga seis o cinco miembros. La diversidad étnica del Imperio Lunar permitiría incluir personajes muy diversos: dara happanos tradicionalistas, pelorianos, pelandanos, carmanianos, eolianos, orlanthis, incluso miembros del pueblo de los antílopes sable.

            Evidentemente los seguidores de Hatari también se pueden emplear como pnjs, y enfrentarse contra un ariete, sobre todo si el animal es un espíritu aliado seria todo un reto.

 


 

 


Volver a Glorantha

Volver a Romequest