TAMBORES DE GUERRA

 

    Concluida su misión de escolta, comunicadas a los archiexarcas las graves nuevas que traen de la lejana cordillera del Shan-Shan, los jugadores reciben sus recompensas, 20 dragones de oro por cabeza y diversos honores, además de la hospitalidad del Emperador en la ciudad prohibida.

    Cierta sensación de desampara y falta de propósito les invade. ¿Que hacer ahora?, en la ciudad prohibida todos hablan de la invasión de Vormain, que ya es cosa hecha, ya que mientras los aventureros estaban en tierras lejanas, muchos dejando su vida en ellas, la flota wako del clan Mori ha atacado Zom-An, y tal provocación debe ser castigada. Algunos hablan de unirse a la flota de invasión a ver si pueden sacar algo en limpio. Pero la expectativa de unirse a una aventura de arriesgada no seduce a la mayoría. Sin embargo este estado de cosas dura poco, ya que unos pocos días después de su llegada reciben un mensaje de Su Ti, el antiguo superior de Tzi Li, que quiere verles. La entrevista es breve, ya que en cuanto la elemental cortesía lo permite Su Ti les comunica que su Excelencia el Preboste del Dragón del Norte, Li-Deng, desea entrevistarse con ellos en el Palacio de Madreperla. Deben prepararse con sus mejores galas para ser recibidos esta misma noche.

  El complejo palaciego de la ciudad prohibida  Esa noche una pequeña columna de literas precedida de criados con linternas recorre los cinco kilómetros que separan los Salones del Sur de los Salones del Norte, bordeando los Jardines de Luz que rodean los Palacios Centrales, deteniéndose ante la impresionante fachada del Palacio de Madreperla. Este recibe su nombre por el impresionante dragón blanco de su fachada, el cual tiene gran cantidad de incrustaciones de este material, así como de nácar. Por la noche es casi tan hermoso como por el día, ya que los reflejos rojizos que arranca de él la luna llena, si bien carecen de la vivacidad de los reflejos solares, están lleno de cualidades confusas y sutiles, propias de la noche.

    Li- Deng les recibe en su cámara privada de audiencias, una pequeña habitación de 30 metros por 20, cuyo suelo esta cubierto por lo que parece una peculiar alfombra de color blanco pero un examen pormenorizado revela como la piel de un único animal. ¡¡Y tiene mas de 20 metros de largo y mas de 12 de ancho¡¡. Tan atónito deja este hecho a alguno de los jugadores que tardan en fijarse en su anfitrión.

    Li-Deng es un hombre de unos cincuenta años, de largos bigotes lacios y negros, boca como un corte de cuchillo en el pliegue de cuero de su cara. Su rostro hierático e inexpresivo no deja traslucir emoción alguna, pero sus ojos pequeños y profundos son como brasas, un resplandor que parece tranquilo y pacifico pero que puede avivarse y arder con fuego capaz de consumirte el alma. Durante la cena, llena de platos exquisitos, los comensales se presentan y hablan de temas relativamente triviales, solo cuando la cena ha concluido y se sirve el té, su anfitrión va al grano.

    En la corte de Chi-Ting domina una facción, inconsciente sino traidora, empeñada en volcar todos los recursos de la nación en peligrosas aventuras exteriores, la primera de ellas la costosa y arriesgada invasión de Vormain que se esta preparando. Se están gastando millones de dragones en construir galeras y barcos de transporte y unidades veteranas están siendo retiradas de los ejércitos del Oeste y el Norte para llevar a cabo esta operación militar, cuyos objetivos no están demasiado claros y los supuestos beneficios aun menos.

    Es por esto que el Dragón del Norte necesita hombres de confianza para protegerse de sus enemigos en la corte y fuera de ella. Li-Deng quiere que los jugadores se pongan al mando de una compañía de las nuevas tropas que se están entrenando para cubrir los huecos dejados por los veteranos que van a ser enviados con la Fuerza de Invasión. Aparte de preparar a esos cien labriegos, porqueros y vete a saber que para que puedan sobrevivir a su primer enfrentamiento con los dozakis, los aventureros deberán mantener ojos y oídos bien abiertos y estar atentos a cualquier amenaza que pudiera surgir contra Su Belicosidad, el Magnifico Dragón Protector de las Comarcas Boreales.

    Dicho y hecho, al día siguiente nuestros amigos abandonan sus cómodas dependencias en los Palacios Australes de la Ciudad Prohibida por los "barraken" de un campamento a unos cinco kilómetros de Chi-Ting. Nada mas llegar buscan a sus hombres, la 3ª compañía del 24º regimiento del Ejercito del Dragón del Norte. Los encuentran en el campo de instrucción, donde un enérgico y poco impresionable sargento da al flamante capitán Tzi-Li toda una lección de borderio militar.

    Mientras sus tenientes (los demás aventureros), empiezan a evaluar a los hombres y organizarlos en subunidades, Tzi-Li se entrevista con Pu-Tong, el coronel de su regimiento. Ocurre que el bueno de Tzi-Li no es demasiado bueno en esto de las operaciones encubiertas y enseguida se descubre ante su superior, al que no le hace ninguna gracia que le hayan colocado un "quintacolumnista".

    Durante las siguientes semanas Tzi-li, Fa-Mu-Lan, Zang y los demás se dedican a entrenar a la lastimosa caterva de micos que ha puesto a su cuidado y a prepararse ellos mismos, asistiendo a las academias, escuelas y gimnasios de artes marciales de la Ciudad Prohibida a los que tiene libre acceso por sus servicios al Estado.

    Sin embargo hasta la mayor de las deudas acaban por pagarse y las continuas cartas pidiendo favores de Tzi-Li acaban con la paciencia de Li-Deng, especialmente la ultima, de tono bastante impertinente según el funcionario. Sin la protección de Li-Deng, el coronel Pu-Tong se sale con la suya. Los aventureros son degradados a soldados rasos y expulsados del regimiento.

    Haciendo un ultimo esfuerzo Su-Ti consigue nuevas comisiones de oficial para los jugadores, y tras abroncar ante los demás aventureros a Tzi-li el renuente Agnus es el que asume el puesto de capitán en su nueva unidad. Agnus esta turbado. Pensaba que ya no volvería a dirigir hombres a la batalla, que no volvería a ver la mirada de terror en los ojos de un joven, que no volvería oír los gritos y aullidos de dolor. Pero ha decido hacer de Kralorela su nueva patria y esta dispuesto a demostrar su devoción y su valía como sea, incluso teniendo que volver a asumir el mando.

    Sin embargo ya no hay tiempo para adiestrar a sus nuevos hombres, la 8ª compañía del 14º regimiento, que han sido adiestrados "siguiendo el manual", para colmo su sargento instructor ha muerto de una apoplejía tres días antes (por algo Su-Ti ha conseguido la unidad tan rápidamente).

    Un par de semanas después llega por fin la orden de embarcar. En el ajetreado puerto de Chi-Ting, las gigantescas barcazas de guerra de mas de cien metros de eslora parecen botes de chiquillos al lado de los titánicos Puentes de Godunya, pero hay cientos, unos que llegan y otros que se van, en medio de los vastos preparativos de la invasión de Vormain. En medio de este caos organizado, el decimocuarto encuentra su barco y las tropas empiezan a embarcarse para su largo viaje de dos semanas.

    El viaje es sombrío, desagradable y lleno de temores. Temor de que el inmenso barco zozobre, en medio de las tormentas de esta primavera tardía y fría. Temor a las enormes escotillas de la bodega, enormes y siniestras, con sus armazones de hierro y sus candados, que llevan a donde los remeros, de los que se dice que son zombis reman día y noche sin parar. Temor provocado por las historias que circulan entren los soldados de que si uno de los remeros cae en la travesía se le busca reemplazo de inmediato. Temor a lo que les espera en esa tierra de nadie que se llama la Frontera Dozaki, llena de monstruos, bárbaros, bosques de abetos viejos como el tiempo y nieblas impenetrables.


1. El Palacio de Madreperla es la residencia oficial del Dragón del Norte, el Exarca que comanda el Ejercito del Norte, pero este raramente esta en la capital, permaneciendo casi siempre con sus tropas, en el norte, en la región conocida como la Frontera Dozaki.

2.El dragón de oro kralorelano es una de las monedas mas fuertes y fiables de Genertela. En el sistema kralorelano un dragón de oro equivale a 20 thaluzis de plata, pero un thaluzi de plata equivale a mas de un lunar, ya que la moneda peloriana ha sufrido varias devaluaciones en las ultimas décadas y su contenido en plata se ha rebajado.

3.La mayoría del ejercito kralorelano esta encuadrado en los llamados Siete Dragones de la Guerra. Estos son : el ejercito del norte, el ejercito del sur, el ejercito del este, el ejercito del oeste, el ejercito del centro, la flota del Suam-Chow y la flota exterior. Los comandantes de cada uno de estos cuerpos de ejercito reciben el titulo de exarcas y sus títulos oficiales, son Magnifico Dragón Guerrero del Norte, Poderoso Dragón Guerrero del Mar Exterior, y así. Sin embargo en el día a día el titulo se suele abreviar.

4.Dozaki: También llamados Hombres de la Oscuridad, Uz o Trolls (en el lejano occidente).

5.Frontera Dozaki: territorio en disputa entre la Tierra del Esplendor y los Dozaki, sus limites son: al oeste el Reino de la Ignorancia, al este el mar de Kahar, al sur el rió Tien-Lun y al norte el rió Cinta de Plata. Aunque técnicamente forma parte de la provincia de Shiyang esta administrado por el Dragón del Norte. según se va uno alejando del rió la autoridad kralori se va debilitando. Aunque hay aldeas de campesinos kralorelanos no son la mayoría de la población. Hay muchos Ming-ko, una desigacion generica con la que los mandarines kralorelanos ser refieren a todos los  pueblos que habitaban en Koromandol hasta la segunda edad. Algunos de las tribus Ming-ko parecen ser hsunchen, pero otros no. Entre los totems hsunchen conocidos están la morsa, el tigre, la orca y el zorro. En los últimos años el Dragón del Norte ha instalado tribus pentanas en la zona, con la idea de conseguir una fuerza de caballería que le ayude a tener a raya a los incursores dozaki.

 Ir al capitulo II


GLORANTHA

VORMAIN

LINKS

NOVEDADES

ROMEQUEST